Con la colonización española llegó a Colombia hace más de 500 años la Filigrana, una de las técnicas más utilizada en zonas orfebres como Mompox, un hermoso pueblo ubicado en el departamento de Bolívar y declarado patrimonio histórico de la humanidad.

La técnica de la Filigrana consiste en el enrollamiento de cordones que se elaboran torciendo hilos delgados de plata, oro y otros metales, y con estos armar el contorno de múltiples figuras con una destreza excepcional.  Si bien el proceso técnico es el mismo, las piezas elaboradas en cada territorio llevan consigo el alma de sus tradiciones y las características particulares de los mágicos lugares en donde son creadas, sin embargo, esta técnica ha sido perfeccionada por las manos de orfebres Momposinos, posicionándose hoy en día a nivel mundial como la mejor técnica de la filigrana.

Recomendaciones: para mantener siempre brillantes las joyas de filigrana es importante mantenerlas en lugares secos, aisladas de la humedad, y evitar aplicar sobre ellas, cremas, perfumes, agua o cualquier líquido. Lo anterior, dado que en la filigrana se usa soldadura en polvo sobre toda la pieza lo que puede aumentar la velocidad de oxidación de estas joyas.

Mantenimiento: con el paso del tiempo o por efecto de oxidación las joyas elaboradas en esta técnica pueden oscurecerse, para que recuperen su brillo, se recomienda hacerles una limpieza usando agua con bicarbonato. Se debe secar muy bien la joya con un paño limpio o con la ayuda de un secador de pelo. Si después de este procedimiento la pieza no recupera su brillo, se recomienda acudir a una joyería para realizar un mantenimiento más profundo con químicos especiales.